TIPOS DE VENTANAS SEGÚN SUS APERTURAS

Usar los servicios de cerrajeros Madrid 24 horas no sólo se realiza para casos de emergencia. Sin duda alguna, se trata de los actos más reconocibles, pero su labor no sólo está vinculada a urgencias irremediables. Trabajar con tiempo y sin prisas es una bendición, y así lo corroboran en sus mediaciones entre cerraduras, puertas y ventanas en cada domicilio, garaje o negocio por el que se presentan. Por ejemplo, contar con un cerrajero de confianza es vital para conocer qué ventana se asemeja más a tus ideales.

Para empezar, es fundamental saber qué tipos de ventanas existen dependiendo de sus aperturas. Esta decisión, lejos de darnos quebraderos de cabeza, resultará una de las más sencillas (incluso más que la elección del material y el color). La cuestión principales es: ¿qué apertura nos resultará más práctica para nuestro día a día? Según así sea, nuestras respuestas irán desde las ventanas fijas a las batientes o a las oscilobatientes.

Las ventanas fijas, como bien indica su nombre, son las que no se abren y se encuentran, sobre todo, en lugares climatizados. Las ventanas batientes se usan en baños y garajes debido a su apertura: se inclinan ligeramente de arriba a abajo hacia el interior. Una de las últimas novedades, y de las más utilizadas, son las ventanas oscilobatientes, que pueden abrirse tanto de manera lateral como vertical (inclinadas). Las ventanas abatibles son el tipo de ventanas más clásicas, las que uno suele encontrarse habitualmente en las viviendas.

LA SUPERFICIE DE LAS VENTANAS

Otra de las cuestiones más buscadas en el recambio de ventanas es la superficie a utilizar. Si bien es cierto que el material también nos crea algunas dudas (madera, PVC o aluminio son los más utilizados) los seguidores (o no) del vidrio y cristal también exponen sus razones para elegirlas. Sobre todo para elegir aquel cristal que te sea de mayor ayuda.

Con sólo unos pocos pasos puedes conocer qué tipo de vidrio es el adecuado para tus ventanas. Así, verás que tendrás que decidir entre el nivel de confort térmico que desees (bajo como básico y alto para aumentar el ahorro energético de la vivienda), el nivel de aislamiento acústico (más elevado en aquellas casas presentes en lugares ruidosos y urbanos), y el nivel de protección (sin refuerzo alguno o incluyendo seguridad tanto para mayores como para bebés. Variaría del nivel 1 al 3 dependiendo de estas medidas).

Publicado en Hogar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*