Cannabis entre nosotros.

Algo que está más claro que el agua es el tabú que se comparte hoy en día por ciertos tipos de temas, la marihuana, su consumo y su cultivo son alguno de estos.

A pesar de esto, muchos países ya se es legal el consumo de cannabis, en 2013 Uruguay fue el primer país en legalizar el consumo, producción y venta de esta planta.

Claro que también pusieron sus normas y excepciones, los que quisieran ser consumidores de dicha planta, deberán inscribirse en el Instituto de Regulación y Control de Cannabis (IRCC), dicho organismo les dará licencia para el cultivo de la misma.

No podrán consumirlas en espacios públicos cerrados, y cada consumidor puede adquirir hasta un total de 40 gramos de cannabis mensuales.

Sin embargo esto abrió una gran polémica entre otros países en el si era correcto legalizarla o no.

Siendo el cannabis la sustancia más consumida mundialmente, existe un promedio de 119 a 124 millones de consumidores a nivel mundial manteniendo su demanda.

Origen de las grow shops.

Se dice que en los 80’s Holanda fue el pionero de estas tiendas, luego se extendió a Europa, américa y Canadá.

Brindando una pieza esencial para la cultivación de la marihuana e incluso la lucha por la legalización de la misma.

Tiendas de crecimiento.

Tanto es su demanda, que a pesar de que existen gran cantidad de países que no es legal el consumo de cannabis sativa, existen las grow shops, tiendas a las que les dan permiso de vender todas las herramientas para el cultivo de la marihuana, de manera personal o en exteriores.

En las grow shops, que es español se traduce como tienda de crecimiento o tienda de cultivo, tienen una gran variedad de utensilios que facilitan el cultivo de la marihuana.

Semillas, accesorios de cosecha, cultivo de hongos, fertilizantes, asesoría, orientacion y mas.

Suelen tener sus propios horarios, y al entrar tienen su característico aroma, tienen neveras y lámparas, que ayudan al mantenimiento y cuidado de la cannabis.

Estos son algunos de los aportes que pueden brindar una grow shops, a pesar de no ser tiendas ilegales, se mantienen bajo perfil, ubicadas en lugares un poco concurridos por personas como callejones.

Aunque hay muchas tiendas físicas, la gran mayoría son on line, incluso hay algunas que presentan ya el servicio a domicilio, lo que demuestra el proceso de aceptación de estas tiendas.

Los que quieran comprar sus productos en países donde es ilegal el consumo de la marihuana, deben ser concientes de la ley, y por ende no venden a menores de edad.