Categorías
Salud

Tipos de garrapatas y la enfermedad de Lyme

Las garrapatas son las peores enemigas de nuestras mascotas ¿Pero has pensado en lo perjudiciales que también son para los seres humanos?

En el mundo existen millones de microorganismos que propagan distintas enfermedades que pueden resultar preocupantes para nuestra salud, como la babeliosis o la ehrlichiosis, y la enfermedad de Lyme.

A continuación, te mostraremos cuáles son los tipos de garrapatas más comunes y que pueden transmitir estas enfermedades.

Tipos de garrapatas

Las garrapatas son pequeños insectos que se alimentan de la sangre de otros cuerpos, generalmente de los caninos, hasta crecer el doble o triplicar su tamaño natural, como los zancudos.

Al igual que todas las especies de animales, existen distintos tipos de garrapatas que logran diferenciarse por su morfología y costumbres:

Tenemos a las garrapatas blandas, que son aquellas que carecen de capa protectora, y a las garrapatas duras, que tienen una fuerte capa de protección en su parte dorsal.

No importa qué tipo de garrapata sea, sus picaduras generalmente son indoloras y pasan desapercibidas, y además casi nunca dejan sus marcas.

La enfermedad de Lyme

Es importante recordar que no todas las garrapatas están infectadas, sino sólo aquellas que tienen dentro de su organismo bacterias nocivas para los demás cuerpos.

Su picadura ha originado una variedad de patologías que han incrementado con el tiempo y se han convertido en una inminente amenaza, sobre todo para los humanos.

Entre los males más comunes propagados por estos microorganismos está la enfermedad de Lyme, cuyo desarrollo en el cuerpo humano puede desencadenar terribles consecuencias.

La primera vez que descubrieron un caso de infección de la bacteria borrelia fue en el año 1970. Ahora, en los últimos años, la cantidad de diagnosticados ha incrementado enormemente.

El lyme y las demás enfermedades causadas por los distintos tipos de garrapatas infectadas se manifiestan con casi los mismos síntomas en común. Su diferencia con las otras es que esta, con el tiempo, va degenerando nuestros órganos internos, dejándolos inservibles.

Disnea, migraña, dolor muscular, fiebre mareos, colitis o náuseas son algunos de los signos que causan en el cuerpo humano.

Descubrir de manera natural si una persona está padeciendo de lyme es difícil. Algunos especialistas le dan el nombre de «patología imitadora» porque suele confundirse con otras enfermedades crónicas.

Para tener la certeza de identificar una infección por la picada de una garrapata, deben realizarse distintas pruebas de sangre.

Te en cuenta que la enfermedad del Lyme puede ser controlada mediante tratamiento personalizado a cada paciente siempre y cuando se reconozca en un principio.