Consejos para que un hotel triunfe los trescientos sesenta y cinco dias

Son muchos los hoteleros preocupados porque la gente solo viaja en una época del año, en temporada baja los pobres se las ven y desean para poder tener clientela, es verdad que a la playa igual no apetece ir, pero el turismo decrece y eso hace mucho daño a la economía. La verdad que en muchos sitios de costa se mantienen gracias a los turistas extranjeros que los visitan esos que vienen buscando el sol porque en su país solo lo ven en la televisión, es gracias a ellos que pueden llenar y ver que ganan dinero. La verdad es que es en tiempos así donde se reduce plantilla y donde muchos pretender mantener un hotel con muy poca gente, dando lugar en muchas ocasiones al deterioro de las instalaciones y a que los clientes no quieran ni pisar. Pues bien, con la ayuda de algunos consejos previos es fácil saber cómo mantener un hotel y tenerlo siempre en las mejores condiciones de uso por si nos llega de pronto una avalancha de gente que estemos completamente preparados para atenderlos como se merecen.

Entonces lo primero que debemos hacer es reducir la plantilla sí, ya que evidentemente no se va a necesitar la misma mano de obra que cuando se está en temporada alta, pero se debe planificar al personal, es decir con plantillas de trabajo debemos organizarlos para que cada día se haga una cosa diferente, a fin de tenerlo siempre todo limpio y en perfectas condiciones. Por supuesto siempre haciendo hincapié en los sitios en los que más están los clientes, como es el comedor, las habitaciones y las zonas comunes, en las habitaciones es importante que las camas siempre estén limpias, si están mucho tiempo cerradas pasar y no dejar que se acumule el polvo, es mejor no dejar las sábanas puestas ya que antes de dar la habitación el personal de limpieza las pone limpias, en cuanto a las toallas blancas hotel lo mismo se pondrán cuando se pongan las sábanas.

Es también importante poner empeño en la comida, hay veces que los hoteles no se ocupan de que sea la mejor materia prima cosa que hace que los menús sean poco deseados, si lo que se quiere es que la gente salga satisfecha poner una buena comida hará que la clientela no solo quiera volver, sino que se convierta en la mejor publicidad que vamos a tener. Contar con mantel a medida será la forma de una buena presentación en el comedor, haciendo ver que nos importa la estética y que una mesa con un mantel por los suelos no es forma de atraer a los clientes. Pequeños consejos que nos servirán a la hora de que los clientes vuelvan hasta en invierno.