Categorías
Uncategorized

La pieza mas critica de un motor diesel

Conducir un vehículo con motor diésel tiene ciertas diferencias con respecto a los de gasolina, entre ellas la manera en la que se realiza el arranque. Al girar la llave contacto es preciso esperar unos segundos hasta que se haya apagado el testigo luminoso de los calentadores, el cual usualmente se representa en forma de resorte, entonces se termina de girar para dar inicio a la marcha. Aunque estos elementos ayudan al encendido de la máquina, son poco conocidos.

Que los calentadores se averíen significa un día duro, hacer que el vehículo encienda sin ellos es una misión casi imposible. Su apariencia es bastante similar al de las bujías, se trata de un cilindro metálico largo con un electrodo en uno de sus extremos, el cual funciona como una resistencia por la que pasa la corriente y es eso lo que genera su calor. Por ello, también son conocidos como bujías de calentamiento, por su parecido y porque al igual que las bujías, se requiere una por cada cilindro.

¿Qué hace tan necesario a los calentadores?

El motor diésel trabaja distinto a como lo hacen los de gasolina, en lugar de encender la mezcla de combustible y aire a través de una chispa, este lo ejecuta por compresión. La presión que se crea con la mezcla de gasóleo y aire en el interior del cilindro al momento en el que sube el pistón es lo que genera la acción de arrancar, y cuando el ambiente tiene bajas temperaturas y la máquina está demasiado fría, los calentadores son los héroes al lograr que el coche se pueda poner en marcha de manera sencilla.

Al girar la llave de contacto del vehículo los calentadores se encienden y lo advierten con una alerta en el tablero; durante unos cuantos minutos calientan la cámara de combustión. Así se impide la creación de humo y mientras los calentadores se encuentren en buen estado, el arranque será mucho más rápido y efectivo.

La razón por la cual no debe encenderse el coche antes de que la señal luminosa de los calentadores se haya apagado, es que le costará arrancar y será peor si el vehículo ya está entrado en años. Adicional, la vida útil del motor de arranque se reduciría, igualmente sucedería con la batería por ser forzada a trabajar con una carga extra.

No merece la pena tanto apuro por arrancar, haría que se dañen varios componentes solo por no poder esperar unos cuantos segundos. Sabemos que no es nada práctico ir de un lugar a otro mencionando “busco motor segunda mano”; por lo que, afortunadamente, hay diversas empresas de desguaces especializadas que tienen página web, así, además de que será más barato hacer reposiciones con un desguace, se ahorrará tiempo y quebraderos de cabeza.