Tulum, el gran fuerte y símbolo de la resistencia del imperio Maya

Si decidís visitar Tulum debes realizar una parada obligada en la gran muralla, El Castillo, y el templo del Dios del viento Kukulcan, las estructuras que fueron símbolos militares del imperio Maya, que se encuentran situados estratégicamente en la costa de la Riviera. (Mientras, ingresá a este sitio para conocer más sobre Tulum haciendo click)

 

En esta nota que leerás a continuación te acercaremos información importante que te va a venir bien antes de que pises suelo mexicano en tu llegada a las probables vacaciones de tu vida.

 

La Gran Muralla Tulum

La muralla de Tulum, aparece ubicada frente al mar Caribe, tiene cinco accesos y dos torres de vigilancia, que durante las invasiones españolas actuaron como puntos centrales de control para evitar la entrada también de enemigos internos.

Las dimensiones de este además emporio marítimo comercial son enormes, mide unos 450 metros de norte a sur y se extiende en unos 150 metros de este a oeste.

 

Esta muralla estaba estratégicamente emplazada en el centro de la ciudad. Y aglutinaba al poder político y eclesiástico, mientras la rodeaba un sinfín números de viviendas construidas en madera y paja, donde habitaban los ciudadanos del imperio. Actualmente no hay rastros de estas casas, sola vas a encontrar restos de piedras y tierra.

 

Su entrada es angosta, y puede vérsela algo similar a la de un triángulo donde sólo tiene la posibilidad de atravesarla una persona a la vez y es necesario agacharse. Al llegar al otro extremo nos toparemos con varias construcciones y una gran pirámide conocida como El Castillo, además del templo del Dios del viento Kukulcan, al norte del castillo en las ruinas llamadas El Grupo Kukulcan.

El templo del Dios del Viento

Esta antigua iglesia está construida al norte de El Castillo, un grupo de edificios arqueológicos conformados por una serie de construcciones de menor tamaño entre las que resaltan el Templo del Dios del Viento.

 

Según historiadores, el nombre se desprende de la redondez de su plataforma, la cual no tiene esquinas. Tradicionalmente fue relacionado con el dios maya Kukulcán, venerado como la divinidad suprema de los vientos o con Ehecatl, la deidad equivalente del centro de México.

 

El Dios del Viento era estrechamente con los cuatro puntos cardinales, debido a que el viento sopla en al sur, norte, este y oeste. Por eso motivo, todos los templos mayas tenían una forma de cilindro, para ofrecer menos resistencia al viento.

 

¿Quién era Ehecatl O Quetzalcoatl?

El nombre del dios del viento maya se encuentra conformado por dos palabras, quetzal, que es un ave de originario de la selva del sureste de México y parte de Centroamérica, y cóatl, que significa “serpiente”. Los españoles lo llamaron como “serpiente emplumada”.

 

Según estudiosos de la cultura maya, el dios fue calificado como el creador de las cinco edades cósmicas de los hombres, que brindó vida a costa de su sangre, el que junto con el dios Tlaloc quitó a las hormigas para que los habitantes de la ciudad pudieran alimentarse.

 

Según la leyenda cayó en la trampa de los magos y pecó, salió de Tollan, yéndose hacia  “el lugar de la quema”, vaticinó su regreso y se incineró.

 

De acuerdo a la historia, Ehecatl era el hijo de Camaxtli y Chimalma, nació en Michatlauhco, y su progenitora murió durante su nacimiento y fue educado por sus abuelos.

 

Además, fue señalado que él y su hermano gemelo Xólotl fueron al infierno para recuperar los huesos humanos, que tras recibir gotas de su sangre resucitaron, por lo cual los hombres se consideran hijos de Quetzalcóatl.

 

Los ciudadanos de Tulum y otras regiones mayas lo calificaron como una deidad de creación y de la sabiduría, ya que la mitología señala que enseñó a los humanos a cultivar, la orfebrería, la astronomía, las matemáticas, la cerámica, la construcción, la medicina, la práctica de penitencias y el autosacrificio.

 

En ese sentido, por su parte, sus estatuas llevan en su cabeza un jaguar y una pequeña tapa, donde sobresale un hueso del que fluye sangre.

 

El imponente Castillo de Tulum

Se trata de la principal edificación arqueológica y representativo de Tulum. La imponente estructura de piedra fue construida en la parte más alta del risco sobre el mar del Caribe.

 

A parte de la función eclesiástica, el sitio funcionaba como faro, dado que los mayas navegaban las aguas del considerado por geógrafos el arrecife más extenso del planeta tierra.

 

Durante su mayor tiempo de esplendor se utilizaban antorchas que eran encendidas y reflejaban la luz a través ventanas inmensas, y de ese modo evitar que los marinos chocaran con las rocas.

 

A El Castillo se puede ingresar por tres accesos adornados con columnas y mascarones, mientras que a los costados coexisten dos templos. Uno de ellos es el Templo de la Serie Inicial, sitio donde fue hallada la fecha 564 d. C, la cual según historiadores es uno de los tiempo más antiguos.

 

En base a lo sugerido por turistas y a la información acercada por historiadores de la cultura maya, Tulum , sin dudas, representa un lugar de ensueño y paraíso que no podemos dejar de visitar y conocer de tener la oportunidad de elegir un punto turístico.

 

En cada rincón y lugar que recorramos en las ruinas existen miradores, donde en cada uno veremos maravillas desde distintas ópticas de un mismo lugar.